9 pasos para aplicar la automotivación y hacer realidad tus metas

¿Cómo puedes motivarte a ti mismo para obtener el impulso diario que te llevará a lograr tus metas?

Ya sea que necesites un empujón para estudiar, trabajar, hacer ejercicio, o cualquier otro objetivo que quieras alcanzar; la automotivación te permitirá lograr una práctica sostenida y deliberada que te llevará a alcanzar altos niveles de éxito en cualquier área de tu vida.

La motivación es la suma de las fuerzas biológicas, emocionales, sociales y mentales que activan el comportamiento. Es la razón fundamental de la voluntad, los objetivos y los logros de cada persona.

La mayoría de las personas exitosas han desarrollado el impulso que necesitan para avanzar en su viaje de crecimiento personal. Pero incluso los individuos más dedicados y disciplinados, pueden llegar a un punto en el que sus niveles de motivación se agotan.

¿Qué puedes hacer tú para mantenerte motivado?

Varias investigaciones han encontrado que a medida que crecemos como seres humanos, las recompensas externas y los castigos ya no son suficientes para motivarnos a lograr más y mejores resultados. La clave está en encontrar principalmente recompensas internas en los objetivos que te propongas, para que disfrutes el proceso que te llevará a lograrlos.

A continuación te voy a compartir 9 principios que te ayudarán a encontrar la motivación intrínseca, que te permitirá obtener grandes resultados en tu vida.

1. Cuida tu salud física.

Cuidar tu estado físico es importante para que puedas tener ánimo, enfoque y energía que te permita llevar a cabo acciones positivas.

Esto incluye definir un horario para dormir y despertarte. De forma que te acuestes y te levantes a la misma hora todos los días. Asegúrate de mantenerte hidratado bebiendo suficiente agua. Consume alimentos variados y nutritivos para sentirte más ligero y saludable. Y practica el ejercicio físico de manera regular.

El cuidar de tu salud en general, aumentará tus niveles de energía y motivación, necesarios para que continúes avanzando y logrando buenos resultados en tus proyectos.

2. Realiza una misión significativa.

Uno de los factores más inspiradores que te llenará de motivación, es cumplir un propósito que le de un sentido a tu vida, más allá de sólo sobrevivir. El hecho de saber que la labor que realizas, ayudará a mejorar el mundo, puede ser muy motivador.

Por eso es importante que cada día seas capaz de enfocar todos tus esfuerzos, en las tres actividades principales que te permitirán lograr resultados concretos en un proyecto específico.

Es común para mucha gente llenarse de tareas y compromisos que hacen que su atención se diluya en intentos dispersos, que no les permiten alcanzar ningún logro en particular. Evita tratar de abarcar demasiado, ya que saturar tu agenda de tareas no prioritarias, te roba energía y motivación. Mejor enfócate en priorizar correctamente y dedicar la mayor parte de tu atención a las tres actividades más importantes que te llevarán a alcanzar la meta que te has planteado. Así, una vez que logres un resultado contundente, podrás definir nuevas prioridades para que avances con determinación y constancia, una meta a la vez.

3. Piensa en tu meta todos los días.

Todo aquello que te pueda ayudar a mantener en tu mente el objetivo que quieres alcanzar, será un gran impulso para tu motivación personal. Piensa en tu meta todos los días, plásmala en la pared de tu habitación, o registra tus avances en un diario. Pero sobre todo, comprométete a dedicar aunque sea 20 minutos cada día, en una actividad enfocada que te acerque cada vez más a tu meta. Si logras acumular un poco de avance diariamente, llegarás con el paso del tiempo, a lograr resultados inspiradores y sorprendentes.

4. Desarrolla pasión por aprender.

La curiosidad y el deseo de aprender son motivadores 100% intrínsecos. ¿Has notado que es muy gratificante dedicar tiempo a desarrollar alguna habilidad que esté fuera de tu responsabilidad escolar o laboral? Al no haber una obligación o una recompensa financiera, estás buscando el conocimiento por el simple deseo de aprender.

Este mismo principio lo puedes aplicar a cualquier actividad que tengas que realizar. Así que la próxima vez que estés enfrentando un nuevo reto o te veas en la necesidad de aprender algo nuevo, pregúntate, ¿Qué habilidad o conocimiento práctico puedo adquirir de esta situación? Hacer esto te pondrá en un estado mental más receptivo, y consciente del aprendizaje que estás logrando a medida que te mueves en las diferentes tareas que realizas.

5. Ejercita tu fuerza de voluntad.

La fuerza de voluntad consiste en posponer lo que quieres a corto plazo para obtener lo que deseas alcanzar a largo plazo. Esta decisión requiere un esfuerzo consciente y muchas veces una inversión significativa de recursos emocionales y mentales. Implica resistirse a los impulsos, luchar contra las tentaciones y emplear diferentes estrategias para mantener el control.

Algunos experimentos han demostrado que la fuerza de voluntad puede fortalecer el autocontrol, al ser ejercitada como un músculo. Los científicos australianos Megan Oaten (-outen-), y Ken Cheng, de la Universidad de Macquarie en Sydney, asignaron una rutina de ejercicio físico que requería fuerza de voluntad, a un grupo de participantes por dos meses. Al final de los dos meses, al grupo de voluntarios que habían estado practicando la rutina que requería fuerza de voluntad, les fue mejor en la prueba de autocontrol realizada en el laboratorio, que a los participantes que no fueron asignados al régimen de ejercicio. Pero eso no es todo, el grupo que fortaleció su fuerza de voluntad también informó que fumaban menos y bebían menos alcohol, comían alimentos más sanos, controlaban sus gastos con más cuidado y estaban mejorando sus hábitos de estudio. Al parecer, el ejercicio regular de su fuerza de voluntad junto con el ejercicio físico, condujo a una mejor fuerza de voluntad en casi todas las áreas de sus vidas.

6. Establece una rutina diaria que te motive.

Una rutina que consista en una serie de acciones básicas y fáciles de realizar, te ayudará a contar siempre con el mismo nivel de motivación.

La idea es que logres establecer una rutina con pasos tan fáciles de seguir, que no puedas decir que no. De esta manera no necesitarás motivación alguna para empezar tu rutina básica, pero una vez que realices estas pequeñas acciones, habrás acumulado la inercia suficiente para seguir avanzando.

La parte más importante de cualquier tarea es comenzar. Y muchas veces la motivación llega después de que has empezado a realizar una acción específica. Es por eso que tu rutina básica debe ser increíblemente fácil de empezar.

Por ejemplo, puedes crear una rutina de ejercicio físico que comience con llenar tu botella de agua. De esa manera, cuando no te apetezca hacer ejercicio, puedes decirte a ti mismo: «Sólo voy a llenar la botella de agua». Tu única meta es comenzar esta rutina y luego continuar desde ahí.

Aunque tu rutina inicial debe ser lo más fácil posible al inicio, deberá incrementar gradualmente a cada vez más movimiento físico. Porque tu estado mental y tu motivación dependen mucho de la actividad física. Sólo recuerda que necesitas seguir el mismo patrón, llevando a cabo cada una de las actividades siempre en el mismo orden.

Eventualmente, esta rutina se volverá tan atada a tu desempeño, que simplemente haciendo la rutina serás  llevado al estado mental de motivación óptima que necesitas.

7. Encuentra tu motivación intrínseca.

La gente que ve su trabajo como una carga pesada que tienen que hacer para conseguir algo de dinero, suelen carecer de motivación interna y postergan tareas importantes. En cambio, las personas que trabajan en una tarea o proyecto que eligieron hacer, como algún pasatiempo, raramente sufren problemas de motivación.

La mejor fuente de motivación es la intrínseca, es decir, la que proviene de ti mismo.

Está claro que, si bien las recompensas externas y los castigos pudieron haber funcionado antes para motivar a los trabajadores en las fábricas, en realidad no son de mucha utilidad en las actividades creativas e intelectuales que constituyen la mayor parte de nuestra economía en estos días. Algunas empresas ya están experimentando con formas de ayudar a los empleados a descubrir las recompensas intrínsecas de su propio trabajo, y están teniendo éxito. Por ejemplo, Google ofrece a sus ingenieros un día a la semana, es decir, el 20% de su tiempo laboral, para trabajar en cualquier proyecto que ellos elijan. Esto ha dado como resultado productos tan cruciales para la empresa como Gmail, AdSense y Google Noticias.

Para que tú puedas encontrar y desarrollar la motivación intrínseca, agrega estos cuatro elementos a las actividades que realices:

  • a) Sensación de significado. Esto es que tengas un compromiso hacia un propósito importante y significativo.
  • b) Sensación de elección. Que puedas elegir el camino y la forma de cumplir el propósito, con un cierto nivel de autonomía, sin que sientas que es una imposición.
  • c) Sensación de competencia. Esto implica darte cuenta de que eres bueno haciendo lo que haces, y de que cada actividad te permite mejorar tus habilidades.
  • d) Sensación de progreso. Es importante asimilar como vas  avanzando en el cumplimiento de tu propósito, y poder ver los resultados palpables que que son el reflejo de tu esfuerzo.

8. Deja atrás el miedo.

No permitas que el miedo sea tu principal motivador. Si bien, el miedo puede empujarte a tomar algunas acciones, como por ejemplo a trabajar más duro simplemente para no quedarte sin empleo; cuando el miedo es el motivador dominante, se pierde la motivación intrínseca. No hay espacio para la creatividad, la curiosidad ni el aprendizaje. Y sin estos elementos, no lograrás aprovechar al máximo tus habilidades. Estar motivado por el miedo puede conducir a una calidad inferior, aún cuando logres completar tu trabajo rápidamente.

Así que si en algún momento te das cuenta de que el miedo te está empujando a tomar ciertas acciones, haz una pausa y respira profundamente. Puedes salir a caminar por 15 minutos, relajar tu cuerpo y tu mente, centrar tu atención en el momento presente y visualizar más claramente la situación. Una vez en este punto, podrás dejar el miedo a un lado y reemplazarlo por tu motivación interna, para que logres sentirte realizado y satisfecho a medida que vayas avanzando en tus metas.

9. Entra en “La Zona”.

¿Te ha pasado que a veces estás tan concentrado en una tarea que te olvidas del mundo a tu alrededor?

La Zona, también conocida como Flujo en psicología, es un estado mental de concentración tan elevado que la sensación de control y conciencia misma de la acción desaparece. Simplemente fluyes en la actividad y te vuelves uno mismo con la acción que estás realizando.

Estos son algunos criterios necesarios para que puedas entrar en este estado mental de concentración absoluta:

  • a) Debes tener un objetivo claro.
  • b) La tarea debe proporcionarte una retroalimentación inmediata de los resultados que vas obteniendo.
  • c) La actividad debe de tener un grado de dificultad que ponga a prueba tus habilidades. Debe ser retante para que tu cerebro no se desenfoque ni caiga en el aburrimiento, pero no demasiado, para evitar que te sientas abrumado o ansioso por no lograr ningún avance.

Una práctica que te puede ayudar es dividir las tareas más grandes en piezas individuales específicas, en las que te puedas enfocar intensamente hasta lograr resultados concretos. Con este tipo de práctica 100% enfocada, te sentirás cada vez más capaz, y al sentirte más capaz lograrás un mayor nivel de motivación.

Todos nos enfrentamos constantemente a obstáculos que ponen a prueba nuestra motivación para seguir adelante. Pero la manera en que logres superar esos obstáculos será lo que determine los resultados que vas a obtener en tu vida. Por eso es tan importante la motivación que seas capaz de generar a diario.

Dedica un poco de tu tiempo para llevar a la práctica estos 9 principios de manera intencional. Así lograrás experimentar en tu vida la motivación personal que necesitas para hacer realidad cada una de tus metas.

☞ Referencias:

https://en.wikipedia.org/wiki/Self-determination_theory

https://www.apa.org/helpcenter/willpower-gratification.pdf

https://en.wikipedia.org/wiki/Delayed_gratification

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17032494

https://www.apa.org/members/content/intrinsic-motivation


>